Philippe Bischof, director de Pro Helvetia: “Más que nunca necesitamos espacios culturales y políticos donde la sociedad se forme y avance”

Publicado el 01 de Octubre, 2020

A propósito de la situación planetaria actual, conversamos con Philippe Bischof sobre cómo la crisis está dando forma a una transformación en el intercambio cultural, el desafío que enfrentan las instituciones, y la importancia de co-construir nuevas políticas culturales multilaterales.

Desde 2017 la Fundación Suiza para la Cultura Pro Helvetia impulsa Coincidencia, un programa de intercambios culturales entre Suiza y América del Sur realizado en cuatro ciudades: Bogotá, Buenos Aires, Santiago de Chile y São Paulo, apuntando a crear nuevas redes y proyectos de colaboración entre artistas suizos y sudamericanos, y también a promover la presencia de las artes suizas en diversas plataformas de la región.

En Chile impulsa el programa Simetría, que combina la estadía de dos artistas en tres de los centros de investigación científica más importantes del mundo: el Gran Colisionador de Hadrones, CERN, en Ginebra, Suiza, y dos observatorios astronómicos en Chile: ALMA (Atacama Large Millimeter / submillimeter Array) en San Pedro de Atacama y el VLT (Very Large Telescope), ubicado en el cerro Paranal.

La iniciativa es organizada en conjunto con la Corporación Chilena de Video y Artes Electrónicas (CChV), Arts at CERN, ALMA, ESO, la Secretaría Ejecutiva de Artes de la Visualidad del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). Todos estos organismos se han unido con el propósito de conectar a los artistas con la comunidad internacional de físicos e ingenieros para que penetren e indaguen en los desafíos de la ciencia contemporánea, a través de las avanzadas tecnologías que exploran y observan la naturaleza y el espacio.

A propósito de este programa y la situación planetaria actual, Enrique Rivera, presidente de la Corporación Chilena de Video, conversó con Philippe Bischof, director de la Fundación Suiza para la Cultura Pro Helvetia, sobre cómo la crisis está dando forma a una transformación multilateral en el intercambio cultural, el desafío que enfrentan las instituciones, y la importancia de co-construir nuevas políticas culturales multilaterales que protejan el sector cultural y trasciendan los límites geográficos.

Uno de los factores interesantes que diferencia a Pro Helvetia de otros programas culturales internacionales en Sudamérica es la inexistencia de infraestructura física. Esto le dio a la institución más flexibilidad y la posibilidad de dedicar su presupuesto a los programas y no a los servicios básicos. ¿Qué reflexiones hace sobre los resultados de esta estrategia?
En general, Pro Helvetia no está interesado en administrar sus propias infraestructuras culturales en el extranjero, pero quiere involucrar a colaboradores nativos de las regiones para construir una red. El Centre Culturel Suisse de París es una excepción que tiene su propia historia. Hasta ahora, hemos estado gestionando cinco de las denominadas oficinas de enlace con 4 a 6 empleados, ubicados en capitales culturales de diferentes continentes. Con Coincidencia queríamos ir en una nueva dirección que pudiera ser ejemplar para el futuro de toda la red. Desde sus inicios, este programa comenzó como la primera red descentralizada del Swiss Arts Council Pro Helvetia en el extranjero. Esta decisión se tomó debido a la relación muy asimétrica entre nuestro pequeño país en Europa y la enorme variedad de culturas, minorías, idiomas y escenas artísticas de su continente. Después de varios viajes de investigación y encuentros con los escenarios locales, decidimos renunciar a la idea de una oficina centralizada, ya que nos enfrentamos a cuestiones muy importantes como cuál debería ser la lengua dominante, cuál el país principal, etcétera. Así, podríamos reaccionar al desarrollo general de un mundo cada vez más diverso y descentralizado, y podríamos ganar mucha flexibilidad, pero también desafíos fascinantes (piensa en cuántos proyectos se decidieron y organizaron a través de conversaciones en línea antes Covid-19. ¡Nuestro equipo ya era un experto en esto!). Pero creo que el punto más importante y único de las oficinas o redes de Pro Helvetia en el extranjero, es que nuestros equipos siempre están formados por expertos locales, que saben mejor de qué manera las colaboraciones artísticas con Suiza tienen sentido en sus contextos específicos.

Entre 2017 y 2018 realicé dos viajes de investigación a Suiza, visitando talleres, museos, centros culturales, ferias de arte y universidades. Posteriormente, tuvimos el honor de lanzar el programa Coincidencia en la Bienal de Artes Mediales de Santiago, y en su edición siguiente, integrar una selección de obras de artistas referentes al desastre climático actual. Encontré una gran preocupación por la relación entre arte y ciencia en Suiza, como un aspecto clave para entender el arte de nuestro tiempo. Desde su perspectiva como director de Pro Helvetia, ¿qué fortalezas ve en esta relación?
Investigar y apoyar la relación entre arte y ciencia será una de nuestras nuevas actividades centrales en los próximos años. Esto por razones diferentes y obvias: en un mundo complejo en el que las artes, la ciencia y la tecnología están interrelacionadas y los procesos multidisciplinarios cobran cada vez más importancia frente a los problemas globales y sociales, fomentar el diálogo entre el arte y la ciencia es crucial para nosotros, siempre y cuando queramos trabajar con responsabilidad social. Los enfoques transdisciplinarios entre el arte y la ciencia pueden ayudar a repensar y progresar sobre cómo se configura nuestro mundo en red cada vez más complejo, un mundo en el que me parece muy importante que aumentemos nuestras competencias en el campo e intentemos recuperar una cierta proactividad en lugar de dejar el campo a las grandes empresas comerciales y a las políticas vacilantes. El Covid-19 ha demostrado esto de una manera muy clara: parece necesaria la capacidad de sondear y repensar los sistemas en los que vivimos. Esto se aplica tanto a la producción cultural como científica.

Como Swiss Arts Council, hemos observado que los artistas y profesionales creativos asumen un papel pionero a través de sus intercambios transdisciplinarios: los encuentros entre su práctica artística y los métodos de investigación científica hacen que los contextos complejos sean más comunicables y comprensibles. Mientras que, idealmente, las ciencias desempeñan un papel experto, con perspectivas perceptivas definidas, las artes pueden actuar como catalizadores de diversas observaciones, interconectando discursos y abriendo así diálogos. El arte puede ayudar a pensar en términos de alternativas al statu quo y a mirar el mundo con otros ojos, más allá de las lógicas y modelos existentes. Esto vincula a los artistas con los investigadores, que también se involucran en un pensamiento innovador y deben estar preparados para abrir nuevos caminos intelectuales. En mi opinión, la fuerza del trabajo transdisciplinario entre el arte y la ciencia radica en el establecimiento de nuevos tipos de investigación, por ejemplo, a través de nuevas formas de actividades exploratorias prácticas, inspiración mutua y métodos colaborativos.

Unir los observatorios ALMA y VLT en Chile y el CERN en Suiza, a través del arte es para nosotros un proyecto de gran relevancia histórica, que toca no sólo el campo del arte y la ciencia, sino también los aspectos filosóficos, industriales, políticos y éticos, entre otros. Este proyecto complejo y de múltiples capas representa uno de los pilares de nuestra organización, y la colaboración con instituciones como Pro Helvetia nos dio la oportunidad de pensar en los métodos y resultados que podrían surgir de aquí. ¿Cómo crees que podríamos juntos proyectar el futuro de esta iniciativa? ¿Cuáles son tus otros socios soñados?
En general, para nosotros buenos socios son aquellas instituciones o iniciativas que comparten el interés por una organización sólida y liviana, y por la investigación experimental, arriesgada y de manera sustentable. No queremos apresurarnos de colmena en colmena, queremos profundizar y ganar experiencia. Por lo tanto, el CERN y los observatorios de Chile son muy buenos socios, ya que tienen posiciones muy claras. En los próximos años, Pro Helvetia se centrará claramente en “arte, ciencia y tecnología”. Nuestro objetivo es introducir una forma de trabajo y financiación más transversal en el Arts Council y probar nuevos formatos de financiación en la interfaz del arte, la ciencia y la tecnología.

Nos enfocamos en alianzas con instituciones científicas y académicas, la promoción de formatos de red y residencias. Esperamos que el intercambio transdisciplinario abra un debate duradero entre investigadores y artistas. Todo esto a nivel internacional, ya que es un campo sin fronteras nacionales. Para Pro Helvetia, la financiación del programa Simetría fue un primer paso importante hacia la promoción de modelos de producción innovadores y la cooperación entre arte, ciencia y tecnología. Nos gustaría continuar con este formato que hemos desarrollado conjuntamente. Pro Helvetia se ve a sí misma en el papel de un networker y facilitador para promover métodos de producción transdisciplinarios a largo plazo.

El campo de acción del arte y la ciencia es quizás una respuesta a nuestros tiempos actuales y la riqueza de las redes transdisciplinarias y planetarias en este nuevo paradigma. ¿Cuáles son las dificultades y desafíos institucionales que visualizas para lograr un estado de equilibrio para la investigación, producción, difusión y conservación de esas iniciativas?
Nuestro interés en los intercambios entre el arte y la ciencia es explorar cómo la creatividad puede interrelacionar estos campos y cómo puede difuminar los límites entre ellos. O, dicho de otra manera, ¿cómo se pueden crear vínculos creativos entre los mundos de la ciencia y el arte? Los procedimientos administrativos y los lenguajes de la ciencia y el arte son muy diferentes; es necesaria la creación de un nuevo lenguaje común, que puede garantizarse mediante una concepción común de los formatos por ambas partes. Otro desafío es el hecho de que los científicos generalmente tienen muy poco tiempo para el intercambio, mientras que los artistas en cambio están marginados financieramente (este último es más fácil de resolver a través del financiamiento que el primero, porque allí debe iniciarse un cambio estructural). Estos aspectos deben ser tomados en cuenta por los líderes al crear proyectos en la interfaz entre el arte y la ciencia. Por lo tanto, es crucial que el concepto se desarrolle junto con los socios para desarrollar medidas en que artistas y científicos se beneficien por igual, y donde un sistema no se imponga simplemente sobre el otro. Aunque el desarrollo conjunto de actividades requiere mucho tiempo, es fundamental para el éxito de los proyectos en la interfaz del arte, la ciencia y la tecnología.

Históricamente, Pro Helvetia ha mantenido un diálogo internacional con países de todo el mundo. Suiza es la base de la mayoría de las organizaciones internacionales más importantes del mundo y podría entenderse como uno de los primeros actores planetarios. La pandemia está golpeando a la globalización y nos obliga a adaptar las prácticas pasadas. ¿Cómo proyecta Pro Helvetia el presente?
Por lo que podemos ver hasta ahora, el Covid-19 cambiará la estructura mundial y hará que la comunidad política y económica sea aún más inestable de lo que ha sido en los últimos años. Habrá una tendencia cada vez mayor hacia el aislamiento nacional, pero al mismo tiempo también se intensificarán los esfuerzos de cooperación transfronteriza. Asimismo, no debemos olvidar que los sistemas productivos y financieros globales están tan estrechamente interrelacionados que, a pesar de toda la retórica de demarcación que se cultiva actualmente en determinadas regiones, probablemente se trate más de posicionamiento populista que de escenarios reales.

En Pro Helvetia está muy claro que continuaremos trabajando con la misma apertura y cooperación que antes, quizás de una forma más adaptada e incluso reforzada. En este sentido, es importante vigilar de cerca qué tendencia prevalece y dónde. Por lo tanto, es fundamental que examinemos la cuestión del intercambio cultural más de cerca, para invertir en el intercambio de conocimientos y en la cooperación transfronteriza. Por supuesto, también existen algunas preocupaciones, además de cuestiones políticas como la restricción de la libertad de expresión y la supresión de las libertades políticas, y el peligro de que en ciertas regiones la infraestructura cultural emerja de la pandemia debilitada financieramente, lo que será difícil para financiar proyectos conjuntos. Por tanto, es importante que logremos trabajar aún más específicamente con los contextos respectivos, desarrollando nuevos formatos y mostrando flexibilidad. El mundo en el que vivimos es intercultural en todos los aspectos, la pregunta es si esto se ve como una oportunidad o un peligro. Para nosotros es claramente lo primero.

Los recortes presupuestarios al sector cultural son una de las primeras medidas que se aplicarán en situaciones de crisis. ¿Qué recomienda a los Ministerios de Cultura para defender a su comunidad en esta crisis sanitaria, económica y cultural? ¿Qué estrategias recomienda aplicar en este contexto?
Por supuesto, no me corresponde a mí hacer recomendaciones a ningún ministerio, especialmente en países y regiones que no conozco, pero espero que cuando se tomen decisiones, se pregunte a la sociedad misma qué es lo importante. Existe el peligro de que ciertas cosas se vean amenazadas, pero la democracia también tiene ese lado. Creo, sin embargo -y por eso espero que estos procesos de inclusión o consulta conduzcan a una toma de conciencia del valor de la comunidad, la solidaridad y la distribución justa de los recursos-, que la pandemia y la enorme crisis que ha desencadenado ha aumentado en muchos lugares. Y también estoy absolutamente convencido de que en los próximos años habrá que invertir mucho en el desarrollo de valores comunes, pues esta crisis sistémica que atravesamos como consecuencia del Covid-19, ha demostrado, entre otras cosas, cómo el mundo está fuertemente dominado por intereses económicos. Y eso nos lleva, entre otras cosas, a la educación y la cultura. Una sociedad vive de su producción de sentido, de la fantasía y las narrativas. Las artes pueden hacer contribuciones muy valiosas e indispensables, pero también deben querer hacerlo. Por tanto, aunque cuento con ministros que reconocen que una sociedad sin cultura pública, sin una cultura accesible para todos, no tiene futuro, espero que las instituciones culturales y los profesionales de la cultura recuerden su responsabilidad social y la cumplan.

Creo que el Covid-19 es un punto de inflexión en una era que ha demostrado con urgencia que nosotros, como humanidad, debemos comenzar a contarnos una nueva historia, una que está más allá de las ganancias, más allá de la tecnología, más allá de la libertad de movimiento y consumo. El mejor argumento para los presupuestos culturales es cuando la audiencia, es decir, todos nosotros queremos la cultura en cuestión. Entonces se trata de hacer oír voces vivas, llenas de pasión, inteligencia e ingenio, que sean diversas y valientes.

¿Puede darnos un ejemplo de buenas prácticas de asociaciones público-privadas?
Para mí, como ciudadano suizo, la idea de una asociación público-privada en la cultura es lo más normal que puedo imaginar. Todo nuestro sistema cultural se basa en el hecho de que los sectores públicos y privados contribuyen conjuntamente al financiamiento de las actividades culturales, lo que llamamos subsidiariedad. Hay alrededor de 1400 fundaciones en Suiza que apoyan proyectos culturales. Pero si voy a dar un ejemplo de un proyecto que conozco por mi propia experiencia, porque fui responsable de su implementación es el nuevo edificio del Kunstmuseum Basel. La mitad de esto fue financiado por un mecenas privado, la otra mitad por el Estado. Además, el terreno en que se construyó el museo fue donado, pero el Estado pagó los costos operativos adicionales. En general, este proyecto es un ejemplo muy bueno y también muy costoso de una asociación público-privada que es sostenible y, por cierto, no involucra la influencia del mecenas en la arquitectura o el contenido del museo.

El teórico y urbanista Paul Virilio se refiere a la aceleración de la sociedad como un estado dromológico, provocado por el uso de tecnología militar en la sociedad. Hoy Internet está acelerando nuestra comunicación, el teletrabajo y la teleeducación. En general, nuestras relaciones están llenas de estímulos virtuales, pero la soledad parece más presente que nunca. ¿Cómo está presente este aspecto en los programas de Pro Helvetia?
Todos somos humanos, en primer lugar. Tanto nosotros como los artistas somos hijos de nuestro tiempo y nos enfrentamos al fenómeno antes mencionado. No puedo decir que tengamos una preocupación particular por el fenómeno de la posible soledad en la era de Internet, pero por supuesto este fenómeno siempre está presente en los proyectos. Lo que puedo decir y que parece ser importante en este contexto, es lo siguiente: aunque estamos muy interesados ​​en impulsar los formatos digitales y apoyar los procesos de transformación de analógico a digital, lo hacemos por un lado con una clara conciencia de la importancia de la comunicación interpersonal y, por otro lado, con un ojo muy atento a la necesidad de comunidades físicas reales y temporales. Así que estamos tratando de encontrar un equilibrio entre el desarrollo de nuevos formatos, que posiblemente estén más basados ​​en la tecnología, y seguir apoyando formatos analógicos que son completamente equivalentes en términos de financiación, lo que por supuesto es mucho más importante por razones políticas.

Hemos visto recientemente en Estados Unidos, y luego desde allí en todo el mundo, el efecto que tienen los fenómenos físicos cuando la gente se reúne para manifestaciones, silenciosas o ruidosas, pacíficas o no: eso es sociedad viva. En este sentido, es importante recordar que la desencarnación de la cultura y la comunicación siempre va acompañada del peligro de la despolitización, ya que la tecnología tiende a aislar. Nuestra afirmación es, sin duda, la siguiente: más que nunca necesitamos espacios culturales y políticos donde la sociedad se forme y avance. Por cierto, esta es también una razón por la que yo mismo soy algo escéptico acerca de esta euforia de home office: tiende a provocar una comunidad segregada y apolítica, ideal para empresas que quieren mantener sus unidades en funcionamiento, pero también para garantizar un examen crítico de sus propia compañía cuando todos están sentados detrás de sus pantallas, separados unos de otros. Tengo mis dudas al respecto, aunque las oficinas en casa, por supuesto, tienen sus lados positivos. Pero sabemos por la historia de la tecnología que el escepticismo y la euforia siempre se alternan maravillosamente con los cambios tecnológicos, por lo que siempre se necesitan alternativas.

La pandemia está remodelando todos los aspectos de la práctica cultural. ¿Cómo ha sido proceso para remodelar los programas de Pro Helvetia?
El gran desafío es que este proceso está lejos de completarse hasta que veamos una nueva normalidad que permita un cierto horizonte de planificación. Todavía estamos en una fase en la que se necesitan discusiones periódicas sobre ajustes de programas, cancelaciones y aplazamientos. Básicamente, desde el comienzo de la pandemia, era importante para nosotros centrarnos en la cuestión de cómo podemos responder a las necesidades de los artistas y nuestros socios dentro de nuestro mandato legal. Nuestros departamentos y oficinas han inventado muchos formatos agradables, por ejemplo, ofertas de residencias a domicilio con red digital a los respectivos países donde debería haberse realizado la residencia. Creo que el gran desafío es que tenemos que aceptar, en principio, que estamos en una fase en la que los horizontes de planificación pueden cambiar con regularidad; en consecuencia, nosotros y los artistas tenemos que ser flexibles. Y nosotros, por nuestra parte, debemos reaccionar abiertamente a las transformaciones estructurales que se producirán.