Las bienales ante la propagación del COVID-19

  • La contingencia nos otorga la posibilidad de organizarnos y fortalecer lazos comunitarios. En conjunto con la Bienal de Arquitectura, hacemos un llamado a la comunidad internacional de bienales para propiciar debates en torno al cambio de paradigmas que producirá esta pandemia en nuestra cultura, política y economía.

La humanidad vive hoy una grave crisis producto de la propagación del virus COVID-19. Se trata de una crisis global que afecta y modifica nuestros hábitos, el mundo del trabajo, los flujos de producción, distribución y consumo de los bienes materiales, pero también los afectos, las relaciones sociales y, sobre todo, el espíritu de comunidad.

Entendiendo que son tiempos de imprescindibles transformaciones sociales, en octubre de 2019 tras el estallido social, iniciamos un diálogo junto a la Bienal de Arquitectura y Urbanismo, con el objetivo de potenciar nuestros encuentros como organismos al servicio de los cambios que vive el país. Hoy, sin embargo, vemos que esta transformación se plantea como un hecho global, que no podemos descifrar en su desarrollo futuro.

Es por esto que, tal como días atrás manifestó la Asociación Internacional de Bienales (IBA), hacemos un llamado a la comunidad de la cultura a propiciar debates e intercambios de ideas en torno a esta pandemia, potenciando nuestro rol en este cambio de paradigma colectivo. 

Queremos poner a disposición de distintos artistas y agentes culturales, y de la comunidad en general, nuestras plataformas para el desarrollo del pensamiento y la creación de posibles estrategias de formación y divulgación de los nuevos conocimientos e interrogantes que surjan ante la contingencia.

Hemos definido como una de nuestras preocupaciones fundamentales, investigar todo aquello concerniente a epidemias anteriores que, en la historia de Chile y el mundo, han influenciado profundamente la producción del arte y la arquitectura. Debemos establecer analogías con las catástrofes que forman parte de nuestra identidad sísmica, telúrica y oceánica, comprender que somos un país borde y que desde el borde hemos configurado nuestra identidad. 

La conservación del patrimonio no se puede relegar a un segundo plano, ya que en este contexto se encuentran las claves para comprender nuestro pasado y configurar el presente.

Este es solo el punto de partida de una instancia a la que convocamos a todos los organizadores de bienales y comunidad cultural en Chile para continuar el diálogo, pues consideramos de vital importancia potenciar los vínculos entre distintas prácticas artísticas y, especialmente, aquellas enlazadas al área científica, dado que es en esta intersección donde se generan nuevos conocimientos vinculados con nuestro contexto colectivo.

Equipo Bienal de Artes Mediales de Santiago
Secretariado ejecutivo XXI Bienal de Arquitectura