BVAM

Tras el cierre del Festival Franco Chileno de Video Arte -todo un hito de los años 80 para la difusión y desarrollo de la disciplina en nuestro país- se funda en 1993 la Corporación Chilena de Video. Bajo este alero, se realiza la 1ª Bienal de Video de Santiago. Dirigida por el artista y académico Néstor Olhagaray, y desvinculada tanto del Instituto Chileno Francés como del Ministerio de Educación, el evento inaugura un nuevo momento para el video arte en nuestro país, incorporando además otras indagaciones artísticas vinculadas a las nuevas tecnologías.

La Bienal se constituye desde entonces como un espacio sistemático que da cabida a estas nuevas expresiones del arte contemporáneo. El encuentro es una vitrina periódica sobre la producción nacional e internacional en esta área; fomenta el encuentro entre artistas del rubro, y se preocupa por abordar los desafíos teóricos de la relación arte contemporáneo y nuevas tecnologías.

Una de las actividades emblemáticas desde los comienzos del evento es el Concurso Juan Downey. Abierto actualmente al Video y las Artes Digitales de Latinoamérica, es un homenaje permanente al artista chileno considerado uno de los pioneros del video arte y las artes electronicas en el mundo.

En virtud de los vertiginosos cambios que experimenta la tecnología y, con ella, el arte, la cultura y la sociedad, la BVAM ha estado marcada por actualizaciones, reorientaciones y cambios de nombre. Nace como Bienal de Video de Santiago, luego su nombre cambia a Bienal de Video y Artes Electrónicas, desde fines de los años 90 se llama Bienal de Video y Nuevos Medios.  Desde su 9va versión es denominada como Bienal de Video y Artes Mediales, y mantiene esta nomenclatura hasyta hoy, sumandose a una discusión internacional sobre cómo nominar cierto tipo de prácticas de vanguardia traspasadas también por su implicancia social.

www.bvam.cl

Deja un comentario


four + 7 =