5ª Bienal de Video y Nuevos Medios

La 5ª Bienal de Video y Nuevos Medios (2001) abre sus páginas con un decálogo que sitúa las hibridaciones del lenguaje artístico ante la irrupción y velocidad de las nuevas tecnologías, englobando el entorno comunicacional, cotidiano y artístico. Inmediatamente nos encontramos con un texto filosófico de Pablo Oyarzún, que se enuncia bajo la preocupación por hacer comprensiva la visión del video arte en el contexto artístico contemporáneo como si se tratase de un requisito de legitimidad para seguir justificando una bienal de video.

En el contexto país, se crea en 2001 una nueva categoría para el concurso Fondart (Fondo Nacional de Desarrollo Cultural y las Artes): “Arte en Internet”. Este gesto sintomatiza una necesidad borrosa por acceder a una tecnologización, no así la existencia de una práctica artística ligada a la tecnología que contara en ese tiempo con una base institucional sólida.

Screenshot (230)